Molestias después de la liposucción

Despues de toda cirugía se debe esperar algunas secuelas incómodas que son inevitables en toda intervención quirúrgica. La liposucción al ser una operación que involucra una zona importante del cuerpo, no es una excepción.

La liposucción es excelente para eliminar el exceso de grasa corporal. Se elimina la grasa haciendo incisiones en la piel por donde se insertan cánulas conectadas a una máquina succionadora para absorber la grasa de esa zona. Aunque este es un procedimiento breve, cuando grandes cantidades de grasa se eliminan es normal que la cirugía cause un poco de dolor y malestar en el posoperatorio.

La cantidad de dolor que usted experimentará a lo largo de los días siguientes a la liposucción dependerá de la anestesia utilizada para el procedimiento. Los efectos de la anestesia local duran más de 24 horas después de la cirugía lo que reduce el dolor postoperatorio, mientras que la lipoescultura realizada bajo anestesia general dura menos tiempo y por ende el dolor se siente más rápidamente después de la operación.

Usted experimentará algo de molestias durante los 2 a 4 días después de la cirugía, las cuales dismunuirán gradualmente a lo largo de un período de 4 a 8 semanas. La anestesia local da una incomodidad mínima después de la liposucción, la única incomodidad experimentada justo después del procedimiento, es el dolor o sensibilidad durante las primeras 12 a 24 horas. El dolor es similar a una quemadura solar o el dolor muscular tras haber experimentado un ejercicio vigoroso. Un medicamento recetado por su doctor generalmente es suficiente para proporcionar alivio.

En el caso de la lipoescultura con anestesia general, como los efectos no perduran por apenas tiempo, el dolor puede ser bastante intenso y pueden requerir analgésicos narcóticos para el alivio.

Prendas y ropa a usar en el posoperatorio

Utilizar prendas elásticas comprimidas después de la cirugía da cierto alivio, si se emplea con la técnica de drenaje abierto. En esta técnica, las incisiones hechas para la lipoescultura no se cierran con suturas, generando el máximo drenaje de la solución anestésica lo que ayuda a reducir el dolor y la hinchazón. La mayor parte de los pacientes siguen llevando estas prendas incluso después que se detenga el drenaje para limitar el movimiento de las zonas tratadas y además porque proporciona una sensación de seguridad.

No es preciso el reposo en cama durante el periodo de recuperación. De hecho, es mejor estar activo y comenzar a caminar después de la cirugía. Mientras que aquellos que se han sometido a la liposucción bajo anestesia local pueden conducir el coche tras 1 a 2 días, quienes tuvieron la liposucción bajo anestesia general necesitan un periodo de recuperación más largo.

En ciertos casos, el empleo de sedantes intravenosos y estupefacientes en la anestesia general pueden provocar náuseas, vómitos y escalofríos postoperatorios en el paciente. No obstante, estos síntomas son infrecuentes con anestesia local.

La liposucción es una cirugía invasiva pero si la realiza un cirujano certificado con suficiente experiencia,  no es una operación particularmente traumática ni complicada, y los beneficios que ofrece (de los que estaremos hablando en nuestra próxima entrada) pueden mejorar la vida del paciente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s